top of page

La juventud católica ante el feminismo

Seguramente te han dicho que si eres católica no puedes ser feminista o que si eres feminista no puedes decirte católica y estamos seguros que te a costado bastante definir tu postura ante este tema, es por eso que decidimos mostrarte las definiciones académicas y feministas, así como las opiniones catolicas que puedan ayudarte a conocer un poco más sobre el tema.


La desinformación muchas de las veces nos lleva al rechazo y a la confusión; si alguien te ha dicho que el movimiento feminista odia a los hombres o que está a favor de la muerte, es importante que sepas que esto no es verdad; el feminismo es un movimiento social y político que busca la toma de conciencia sobre la desigualdad, explotación y opresión a la que se han enfrentado las mujeres a través de la historia y a su vez busca hacer algo para cambiarlo, asumiendo que la sociedad tiene que irse transformando.


Por otra parte, el diccionario define al feminismo como: “Doctrina social que concede a la mujer igual capacidad y los mismos derechos que a los hombres”. Claro que ésta definición no es del todo aceptada por las feministas pues la consideran breve y tendenciosa.


En los últimos años nuestras redes sociales se han visto repletas de debates sobre ser “Pro vida” o ser “Pro aborto”, siendo este un tema que compete al feminismo, pues desde la postura feminista es un derecho de salud pública y decisión personal de cada mujer; ésta decisión ha vuelto aún más dificil para las jóvenes católicas el definir su postura, pues quienes son “Pro vida” se sienten rechazadas por las feministas y quienes son “Pro aborto” se sienten rechazadas por sus hermanos y hermanas católicas.





Si bien es cierto, LA IGLESIA CATÓLICA NO ESTÁ A FAVOR de ninguna manera de la legalización del aborto, pues se pide respeto a la vida desde la concepción, mientras que el movimiento feminista no la considera vida antes de las 12 semanas de gestación, siendo este el principal argumento que desata desacuerdos.


Dentro de su lucha, el movimiento feminista busca la protección de sus derechos de la forma que consideran correcta y un embarazo no deseado por la mujer misma en diferentes contextos como una violación, una mala situación económica e incluso por estética, forma parte de la proteción de esos derechos que exigen tener, mientras que para nosotros los católicos, es necesario pensar en el bien común y buscar la proteccción de ambas vidas, pues si tu no detienes un embarazo, ese ‘cigoto’ se convertirá en vida. No podemos apoyar una decisión que ataca directamente a una vida solo por suponer (entre tantas cosas) que un bebé no deseado tendrá una mala vida.


Ahora bien, es importante expecificar que el término “Pro-vida” es solo una manera de diferenciar el movimiento de quienes no están de acuerdo al aborto, pues literalmente decirte “Pro vida” es asumir que las personas “Pro- aborto” son “Pro muerte” y esto no es así, el movimiento feminista no está a favor de la muerte, está a favor de lo que consideran un derecho y recordemos que para ellas el “cigoto” aún no es una vida así que en teoría no buscarían una muerte, aunque para nosotros como católicos sí lo sea.


Al fin y al cabo la situación por muy rebuscada que parezca es un total desacuerdo de ideologías y desinformación por grupos de ambas partes, nosotros como jóvenes católicos que en ocasiones nos cerramos a investigar a fondo el tema feminista y el movimiento feminista que en grupos rechaza a quienes somos católicos y católicas, pues argumentan que a lo largo de la historia en la iglesia ha figurado en mayor medida el trabajo masculino; por lo cual es necesario también, informarse sobre que está haciendo la iglesia actualmente para una de las peticiones de la juventud, que es dar un mayor reconocimiento y valoración de las mujeres en la sociedad y la Iglesia.


Estamos en un momento en el que se cuestiona mucho el papel de las mujeres dentro de la comunidad eclesial, por tal motivo consideramos propio citar un extracto del trabajo para la Asamblea Plenaria del Consejo Pontificio de la Cultura “Las Culturas Femeninas: Igualdad y Diferencia”: “Las voces femeninas con sentido común no pretenden ni piensan en arrancar trajes o puestos a los varones, subvirtiendo la relación de poder entre sexos,ni, mucho menos, ponerse una birreta púrpura, a costa del reconocimiento de las mujeres con todas sus peculiaridades femeninas.


El objetivo realista podría ser abrir a las mujeres las puertas de la Iglesia para que ofrezcan su competencia, sensibilidad, intuición, pasión, trabajo y dedicación, en plena colaboración e integración con la componente masculina.”


El Sínodo de los Obispos “Los jóvenes, la fé y el discernimiento vocacional” de octubre 2018 recomienda que se ayude a todos a ser más conscientes de la urgencia de un cambio ineludible, entre otras cosas a partir de una reflexión antropológica y teológica sobre la reciprocidad entre hombres y mujeres.


Lo importante aquí es NO ESTAR DESINFORMADO y sobre todo el RESPETO A LAS PERSONAS, aún y cuando su ideología sea distinta a la tuya, pues recordemos que dentro de las sagradas escrituras, el señor pide que “Busquen la paz con todos, y la santidad” y aunque parezca que no se puede tener paz con alguien que no concibe como tu el término “vida”, puedes compartirle tus argumentos y recordar que como católicos nosotros tampoco estamos en la búsqueda de que las mujeres sean mejor que los hombres, ni que los hombres sean mejores que las mujeres, estamos en la constante búsqueda de la santidad, plenitud y la vida en Cristo pero esta búsqueda podemos realizarla juntos, tanto hombres como mujeres con la misma dignidad; la dignidad de ser hijas e hijos muy amados de Dios, pues como bien nos enseñan en el catecismo: “El hombre y la mujer son, con la misma dignidad, ‘imagen de Dios’. En su ‘ser-hombre’ y su ‘ser-mujer’ reflejan la sabiduría y la bondad del Creador.”





Nos estamos enfrentando a situaciones sociales que nos hacen dudar de lo que consideramos correcto y lo que no, de nuestras creencias e incluso de nuestro amor indudable a la vida y si estamos mal informados o nos dejamos guiar por cualquier post de Facebook la situación será aún más complicada al momento de que la decisión esté en nuestras manos, en las manos de la juventud.


Para concluir este tema que evidentemente podría extenderse a cientos de planillas, queremos compartirte tan solo algunos ejemplos de lo que la iglesia está haciendo dentro de su estructura para colaborar en este tema:


El papa Francisco asignó a una oficina del Vaticano la promoción del papel de las mujeres en la Iglesia católica y “profundizar la reflexión sobre la relación entre el hombre y la mujer en su respectiva especificidad, reciprocidad, complementariedad e igual dignidad”; designó a tres mujeres como consultoras de la oficina de doctrina por primera vez en su historia.


A solicitud de Francisco, la comisión del Vaticano para asuntos latinoamericanos ha dedicado encuentros especialmente para escuchar a las mujeres, y propuso que se convoque a una asamblea de todos los obispos del mundo para que se analicen temas concernientes a las mujeres.


Recuerda que es muy fácil alejarte de lo que no conoces, por eso, con este artículo te invitamos a estar informado de estos temas, porque dentro de nuestras manos también están las decisiones que conciernen a todos.


Del número 369 del Catecismo de la Iglesia.


Del número 55 del Documento Final de la XV Asamblea General Ordinaria, Sínodo de los Obispos “Los jóvenes, la fe y el discernimiento vocacional”.


328 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page